Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Minutos: Anne Clark en siete roces a la penumbra del ánima

Imagen
¿Puede aguantarse una carrera en el mundo discográfico, como vocalista, bajo nombre propio y sin cantar ni una melodía en treinta años? Patti Smith empezó enfatizando su vertiente más literaria y su labia entre arrogante y cómica, subiéndose sola al escenario como cualquier poeta, pero poco a poco sintió la necesidad de canalizar esa efervescencia por la vía del rock hasta que se rodeó de una banda completa y acabó cantando, logrando retener su intención lírica. Poco después, artistas multi-disciplinares como Laurie Anderson o Lydia Lunch también alternaron las notas musicales con el recitado de sus letras, y de hecho han hablado más que cantado a lo largo de sus trayectorias. Anne Clark, nacida en Croydon (Londres) en 1960, partió de la misma voluntad que sus predecesoras, la de aunar poesía y música para que una se alimentara de la otra y ambas inflamasen sus significados, pero consciente de sus limitaciones vocales, nunca cantó una nota.

A lo largo de la década de los 80, Clark co…

Minutos: Madonna - 'This Used To Be My Playground' (1992)

Imagen
Pensando en los escurridizos años de mi infancia me doy cuenta de que incluso cuando todavía era un niño extrovertido de manera muy cándida -hasta los once o doce años me dicen que era naturalmente más alegre- había una persona muy tímida y solitaria en mí, que pesaba mucho y que acabaría tomando el control de mi psique durante la adolescencia. Durante esa segunda etapa empezó a parecer que mis inquietudes y necesarios ratos de exploración casera de esas cosas que me gustaba hacer eran algo que no podía compartir. De hecho, de pequeño tampoco las compartía porque las hacía por mi cuenta, pero en plena pubertad todo gira alrededor del hecho de encajar y de socializarse así que... Supongo que me refiero a que tu entorno censura o señala de forma más vehemente tus peculiaridades entre los 13 y los 20 años que entre los 6 y los 12, cuando puedes celebrar con más libertad y despreocupación lo que tú eres.
No fui un niño ratón de biblioteca, es cierto; mis maneras favoritas de invertir el …