Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

El despiece: Tamaryn

Imagen
"Si te pasabas por Resurrection en Nueva York a principios de los 2000, probablemente te atendió una hermosa doble de Anais Nin-Mariska Vera con el pelo negro (pista: de fondo estaría sonando Shocking Blue). Su nombre es Tamaryn Brown, y es también la voluptuosa cantante de la banda psicodélica Tamaryn. Nos ha enviado un enlace al vídeo de su nueva canción, 'Return to Surrender', y estamos totalmente rendidos ante la esencia ensoñadora de su voz".
(Resurrection Vintage, marzo de 2009).
Así empezaba una breve entrada en el blog de la tienda de Manhattan donde solía trabajar la vocalista de Tamaryn, de los únicos textos en la hemeroteca que menciona su apellido. Sumado al toque exótico del enigmático nombre de pila, hace que muchos ignoren u olviden que bautizó a su proyecto musical con su propio nombre, guardándose el derecho a someterlo a las transformaciones que ella necesitase, según sus inquietudes, en cualquier instante. Nunca lo ocultó y hace unas semanas se enc…

Minutos: Beach House - 'Wedding Bell' (2008)

Imagen
El pasado sábado estuve en una boda. Parafraseando la coletilla que he estado diciendo de manera recurrente para ilustrar lo novedoso que era para mí, repetiré que es la primera a la que asistía desde que tenía ocho años, algo que deja muchas caras de asombro por el camino. No es como cuando fui al médico el año pasado, con una afonía extrema, y para validar mi integridad a la hora de intentar conseguir un día o dos de baja -que necesitaba sí o sí- le dije a la doctora que, como podía ver en el historial, no iba al médico para nada desde hacía cuatro años, para enfatizar que si había ido ahora era porque estaba enfermo de verdad. Su cara fue de reproche más que de sorpresa; le pareció fatal que creyera que no ir al médico nunca sumaba puntos para algo (pero me dio la baja). Por haber esquivado las bodas durante décadas, en cambio, el asombro en las caras parece indicar "¿Cómo lo has conseguido?" con un ánimo hasta deportivo. 
La cuestión es que en 1992 me llevaron a la boda…