Entradas

Imperdible: Cibo Matto - "Viva! La Woman" (1996)

Imagen
"Otro disco que me cambió la vida, otra opinión de la realidad que transformó mi visión de la música y de rebote mi realidad para siempre. (...) La música es divina, de una manera 'urbana', diría uno. Es tan ingeniosa, tan humana, tan llena de corazón y gracia, y aún así tan llena de ira y ganas de vivir. Todo está aquí, poesía surrealista incluida. Un álbum para convertirse en una mujer y celebrar ese desarrollo". Lo decía Laetitia Sadier (Stereolab) en 2014 para explicar por qué este disco de Cibo Matto estaba entre sus cinco elegidos para la sección (el juego) Essential Albums de la publicación digital Chart Attack. Cuando irrumpió a mediados de los años 90, este duo integrado por dos japonesas afincadas en Nueva York era recibido en los medios según los estereotipos que definían todo lo nipón que se infiltraba en la cultura occidental (a saber: estrafalario, infantil, encantador, mono) pero mientras tanto su mirada musical deslumbraba e inspiraba a quienes sabían…

Minutos: Blondie en el extrarradio de los singles

Imagen
Mi primer recuerdo de Blondie, y creo que no me equivoco, viene envuelto en cartón roído, tierra húmeda, pelo de perro y el jugo de unas uvas demasiado maduras colgando casi marchitas de una parra. Todo casi literalmente. Fue durante una limpieza en el corral de mi abuelo cuando aún no era un adolescente; con la funda doblada y algo empapada, una copia en vinilo de Eat to the Beat (1979) apareció aplastada debajo de algo y nadie sabía cómo había acabado allí en lugar de haberse quedado en su día junto al resto de discos de mi padre. Rescatamos a Blondie del corral, sí, pero nos desentendimos del artefacto en vez de adoptarlo, no recuerdo si porque el estado del disco era realmente insalvable. Fue una oportunidad perdida para que Debbie Harry (voz) se incorporase a mi elenco de educadoras particular junto a Nina Hagen, Laurie Anderson, Patti Smith, Siouxsie y las chicas de The B-52's. Aún ahora, cuando veo esa portada y reparo en su mirada, sigo recibiendo las vibraciones de algo …

Imperdible: Yeah Yeah Yeahs - "Show Your Bones" (2006)

Imagen
Desde que internet empezó a apropiarse seriamente de nuestras vidas nos hemos acostumbrado a que todos los estilos musicales que podamos imaginar existan simultáneamente y a convivir así con ellos. Ya (casi) no podemos acordarnos de la época en que una escena engendrada en un lugar muy concreto del mapa, o un género musical específico, se imponía de repente a todo lo demás como lo más excitante del planeta durante meses. Esta forma que ahora tenemos de consumir música también nos desorienta y hace que la idea del paso del tiempo parezca un simple delirio imposible. Pero los años sí pasan, y uno se da cuenta cuando lee cosas como que el revival rock y post-punk que al inaugurar el milenio vivió Nueva York -y de rebote, Europa y otros núcleos americanos como Los Ángeles- ya tiene su propia historia oral, Meet Me In the Bathroom, publicada hace un mes escaso. Quizás fuese la última ocasión en la que el rock con aristas se hiciese oír desde los clubes inmundamente hipsters hasta filtrars…

El despiece: Earwig

Imagen
Asomaba el verano de 1987 y, mientras My Bloody Valentine agotaban su etapa de jangle pop inocentón con un ruido confuso de fondo, el dúo británico A.R. Kane daba con una combinación de elementos que inspiraría a numerosas bandas en los siguientes cinco años y definiría todo un género. En los tres temas del EP Lollita transportaban la música que se había venido calificando como etérea hasta una dimensión tormentosa, descarnadamente violenta. Títulos como 'El sadomasoquismo es indispensable' o 'El coleccionista de mariposas' añadían incomodidad a un cuadro eléctrico que ya apuntaba a la obsesión y a la claustrofobia, pero la misma 'Lollita' era un despliegue de contrastes -como si Sade Adu contagiase de jazz y melancolía a los Cocteau Twins de 'Love's Easy Tears'- cuyo colofón era la irrupción de una guitarra que explotaba súbitamente después de la lumbre acústica. Rudy Tambala, mitad de A.R. Kane, contaba que fue causal; estaban componiéndola y le …

Tarde o temprano: Juliana Hatfield - "Made in China" (2005)

Imagen
Hace una semana, Stereogum nos sorprendía con un extenso artículo, al estilo de los que se estructuran como una observación del antes y el ahora, sobre los artistas que pusieron la ciudad de Boston en el mapa del pop-rock alternativo al principio de la década de los 90, aprovechando que muchos de ellos -Buffalo Tom, Evan Dando, Letters to Cleo, Belly- actuaron juntos recientemente en un concierto benéfico para la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles. El ensayo llega a su final con el testimonio de Juliana Hatfield que, un poco como el resto, explica lo extraño que fue tener la oportunidad de capitalizar un éxito comercial repentino y verlo desvanecerse a muy corto plazo. Esa atención interesada de los medios les sobrepasó a todos, de distintas formas, y con la metamorfosis -la caída- del negocio musical piramidal de hace 25 años ahora conducen sus carreras desde lugares menos esclavizantes o potencialmente inestables.
Lo curioso es que Juliana, que la semana pasada también…

Escenarios: Françoiz Breut - Institut Français (Barcelona), 21 de abril de 2017

Imagen
Fotografía principal: Mathieu Olingue
Varios fuimos los que nos enteramos de la visita de Françoiz Breut al Institut Français de Barcelona la mañana del mismo viernes que se celebraba la velada. Admitamos cierto despiste por nuestra parte, venga; pero es que el alto en la ciudad condal fue un añadido de última hora a la que está siendo una gira bastante completa, que tendrá a Françoiz viajando por España hasta finales de este mes. El chocante sigilo alrededor de una cita tan especial (¿quizás porque el enclave no era una sala de conciertos per sé?) hizo del recital una especie (una suerte) de pase privado para menos de un centenar de afortunados, esparcidos en un patio de 300 butacas. Diría que fue un lujo -añadamos un precio de entrada irrisorio-, pero que pudiera deleitarse más gente de una manera tan fácil, cómoda, y que simplemente no se supiese, es también una lástima.
"1997/2017 ¡seguimos vivos y tocando música!", se lee en un rincón de su página web; una expresión de e…

Imperdible: Dead Can Dance - "Spleen and Ideal" (1985)

Imagen
Se me quedó grabado un fotograma de los varios que adornan, con imágenes de una sombría naturaleza, el documental en que Clive Collier retrató con extraordinaria sensibilidad el mundo a través de los ojos de Lisa Gerrard (voz, yangqin, teclado, etc). Atravesada sobre una grieta en un suelo de tierra árida y seca, reposa una pluma blanca impoluta; inmóvil. Es como una tirita puesta en una herida inabarcable. La sola visión de ese elemento etéreo parece tener poder para insuflarle vida al paisaje que lo rodea y transformarlo; una alegoría, quizás, de la cabida espiritual y curativa que tiene una voz como la de Lisa cuando alcanza el núcleo del alma humana, sin caretas ni ligaduras a las reglas de la música occidental contemporánea. La de Dead Can Dance es una música rica y mayestática, tan lúcida en su constante búsqueda de la conexión con la naturaleza del ser y la pureza de los sentimientos que para Gerrard y Brendan Perry (voz, guitarra, teclado, percusión, etc) siempre fue inconce…