Entradas

Minutos: Courtney Barnett - 'History Eraser' (2013)

Imagen
Dentro de las posibilidades que brinda la música rock para soltar nuestra imaginación y transportarnos a otros escenarios, hay un tipo de canción que bien podría constituir un subgénero y que hace posible (para mí) una de las mejores fantasías: dotarte de gallardía; especialmente si sueles carecer de ella absolutamente. Nunca olvidaré, por ejemplo, la sensación al escuchar por primera vez 'License to Confuse' abriendo el disco Bakesale de Sebadoh: noté rápidamente que me permitiría sentirme más chulo que un ocho caminando por la calle, una píldora de arrogancia transitoria que le sienta fantásticamente al ego y que te da una idea potente de lo que es expresarse con descaro. Hace unos meses descubrí 'I'm Not Like Everybody Else' de The Kinks y ocurrió un poco lo mismo. Recuerdo también cuando mi madre me llevó en coche al instituto el primer día de bachillerato, el primer curso en el que no estarían los cafres que me habían complicado la existencia los dos años ant…

Diez años de Picadura de Abeja (2008-2018)

Imagen
Dice el historial que publiqué el primer artículo de este blog -una revisión de uno de los trabajos más cuestionados de The B-52's, Mesopotamia- el 26 de julio de 2008, un sábado ni más ni menos, poco antes de las once de la mañana. Al día siguiente publiqué el segundo, sobre El Regalo de Silvia, y al cabo de dos días, otro más sobre el concierto que Hole grabaron dentro de la serie MTV Unplugged en 1995. Me parece una barbaridad y, de hecho, con los años tuve que revisar, ampliar y refinar los artículos más antiguos, no hace falta decir más. Arranqué con ímpetu, entusiasmo y poca reflexión y control de calidad, escribiendo sobre música a la que no había dejado de recurrir desde la infancia y la adolescencia hasta los veinticuatro años con los que contaba. Creo recordar que elegí el nombre del blog un poco por eso; una picadura de abeja, algo que no olvidas, como la música que te define porque articula lo que necesitas o te ayuda a desarrollarte de maneras que no sospechabas. Ese…

Caso abierto: Dubstar - "Disgraceful" (1995)

Imagen
Cuando le compré este disco en formato CD a la pareja de mi padre, que hace diez años se estaba deshaciendo de toda la música en formato físico por cincuenta céntimos la pieza, no estaba nada familiarizado con él. Hojeé las páginas del libreto, que bailaban porque los agujeros de las grapas ya estaban dados de sí, y lo digitalicé enseguida. Un par de años más tarde, reproduciendo música aleatoriamente en el ordenador, sonó una canción y no podía asegurar de quién debía ser. Pensaba que era un remix de Lush de esos que acababan como tema extra en un CD-single de 1996, cuando en el Reino Unido estilos como el indie pop, la música de baile y el trip-hop gozaban de cumbres casi gemelas de aplauso y entre los artistas de las distintas escenas se daban armónicos intercambios. Me equivoqué; era una canción de este disco. Pondría la mano en el fuego y diría que me ocurrió más veces: creyendo que sonaba The Beloved hasta que entraba la voz femenina y me daba cuenta de que no; o que era un no-…

Caso abierto: Culture Club - "Colour By Numbers" (1983)

Imagen
Creo que al pensar en las excursiones que nos tocaba hacer de pequeños a casa de un pariente o de amigos de nuestros padres, todos nos acordamos de un incentivo especial; un fetiche, algo que te fascinaba y que solo podías disfrutar en otra casa. Si me transporto a la infancia solo doy con objetos coloridos y más o menos pop: la caja de música sobre la que daban vueltas Don Quijote y Sancho Panza en casa de mis abuelos maternos; un poster de La Dama Se Esconde en el piso de mi tío Ramón; el puzzle artesano de madera en casa de Inma y Guti; la colección de llaveros dispares en el dormitorio de los primos de mi madre; una pila de revistas Vogue en el suelo del salón de mi tía de Pamplona y otra de números de The Face que tenía una amiga de mis padres, Maribel... Cada imagen agita fuertemente mi memoria sensorial. Algunas de estas cosas solo podía admirarlas como obras de arte, sin llegar a tocarlas nunca, pero con otras pude recrearme reiteradamente. En casa de la abuela paterna, más a…

Por el atajo: Snail Mail - "Habit" (2016)

Imagen
Matador Records anunciaba hace justo un mes la publicación en junio del primer álbum de Snail Mail, un nombre que no había oído mencionar hasta que leí ese enunciado en una red social. Abrí el enlace que seguía al anuncio y me encontré con una foto promocional firmada por el legendario Michael Lavine; un disco que se va a llamar como una de mis bandas favoritas (Lush); y un vídeo de la pieza de avance que, conforme fue sonando, no me pareció más que agradable; a tener en cuenta porque me gustaban todos los ingredientes, pero sin encender la chispa que me convenciese de que debía "esperar ansiosamente" este debut. El entusiasmo vertido por Matador en la nota de prensa por haberse llevado el gato al agua ponía en evidencia que, en algún momento, me había perdido algún hype alrededor del grupo... Pasan cuatro semanas hasta que me despierto este sábado a las 6:40h, súbitamente, y no logro volver a pegar ojo; así que acabo leyendo los titulares que se han publicado en América mi…

Minutos: Pulp - 'Help the Aged' (1997)

Imagen
De la manera que estudiábamos las revistas musicales hace veinte años los que éramos de conservarlas y consultarlas insistentemente, como si buscásemos algo cifrado en aquello que habíamos leído ya diez veces, no es extraño que todavía hoy recuerde una reflexión sobre el envejecimiento que PJ Harvey hizo en conversación con Jordi Bianciotto. En 1995, a unos meses de cumplir 26 años, explicaba: "Disfruto mucho envejeciendo y creo que, sobre todo en los últimos años, me he ido convirtiendo en una persona diferente a través de las experiencias. Es sorprendente lo rápido que puede cambiar la gente. (...) Voy en busca de esa madurez, de esa sabiduría, y eso se traduce incluso en un plano físico; me gusta darme cuenta de cómo cambia mi aspecto, mi cara, de las canas que me aparecen". El otro día me llevaba a un bar, casi al azar, un número gastado de otra revista, The Face, que había comprado hace tres o cuatro años en una librería de segunda mano y todavía no me había molestado …

Escenarios: Christina Rosenvinge - Apolo (Barcelona), 8 de marzo de 2018

Imagen
Se subieron puntuales al escenario, prácticamente a oscuras, Manuel Cabezalí (guitarra), Antonio Díaz (sintetizador, bajo) y Juan Diego Gosálvez (batería), empezando el primero a rozar las cuerdas como si usara un pincel para trazar los acordes de 'Canción del Eco', pilar de la discografía de Christina Rosenvinge en esta década; importante en su obra porque inauguró un estilo narrativo hasta entonces inédito en ella y, en concreto, porque fue la insignia del álbum La Joven Dolores (2011), donde dio voz a algunas féminas de la mitología antigua que habían sido reducidas a figuras pasivas, como Eco en este caso. El pasado 8 de marzo en el Apolo barcelonés, con el tupido grueso de los manifestantes de la huelga feminista todavía dispersándose en el centro de la ciudad, 'Canción del Eco' sonó entera estando Rosenvinge desaparecida; un detalle no más poético e importante que la ausencia de todas las mujeres en sus puestos de trabajo a lo largo del día. El compromiso de Chr…