martes, 2 de junio de 2015

Minutos: The Lemonheads - 'Ride With Me' (1990)








Cómo iba a ignorar alguien como yo, que confundo en la nostalgia -sin rubor ni conocimiento- el cosquilleo de lo agradable con las punzadas más hirientes al corazón y al estómago, una canción que empieza con los versos: "Ese olor a lápiz / me recuerda al colegio / el reloj de tu pared / ya no puedo engañarlo". Creo que fue la primera vez que presté atención a Evan Dando (voz, guitarra), descubriendo de manera fortuita este tema en su versión acústica, publicada por primera vez en el EP Favorite Spanish Dishes en 1990 y luego reivindicada en recopilaciones de la trayectoria de The Lemonheads y conciertos en solitario del autor como una de sus composiciones más naturales y emotivas. 

Cuando tenía diez años vi a Dando en la revista El Gran Musical, que para entonces había pasado de ser un folleto dirigido a quinceañeros a pretender ser un contenedor de tendencias al estilo de publicaciones inglesas como The Face o i-D, reduciendo su nombre a EGM con la maniobra. La revista quería ser el producto estrella en los kioscos españoles para la cuota local de esa Generación X que en la película Reality Bites (1994) quedó retratada y reducida a caricatura para el gran público. A Evan Dando (que además tenía un cameo en dicho largometraje) le habían tomado unas fotos serio y en pijama, y en el artículo se hacía especial hincapié en reivindicar el drástico corte de su larga melena como protesta, porque le molestaba que los medios siguieran centrándose en él como icono sexual en detrimento de la música de The Lemonheads. Con su visita al peluquero, Evan también quería pasar de El Gran Musical a EGM.

El que dudase si el cantautor de Boston era algo más que un tío atractivo en dos dimensiones, encantado o al menos conforme con sus publicitados romances con las drogas y Juliana Hatfield (más carnal el primero y más platónico el segundo, contrario a lo que pudiera parecer) y fabricante en exclusiva de temas de college rock efervescente ('Confetti', 'It's a Shame About Ray', 'Down About It' o 'It's About Time' son más sobresalientes que simples), tiene en este 'Ride With Me' un ejemplo de nada estudiada profundidad. Incluida primero en el álbum Lovey (1990), donde la banda la esmaltó en eléctrico, no tardó en ser revisada por la vía íntima ciñéndolo todo a la guitarra acústica y la voz herida de Evan, haciendo más evidentes las influencias folk que la surcan subterráneamente. Preguntado en 2012 sobre el influjo de un músico como Gram Parsons en su manera de componer, comentaba: "Ha sido una gran influencia para mí desde 1988. Escribí una canción que se llama 'Ride With Me' entonces, y un amigo dijo que le recordaba a Gram Parsons, así que me dio sus discos para que los escuchara. Fue un proceso inverso lo de interesarme por él".

En la versión original, el grupo hace del tema algo plomizo y el mensaje se pierde en la traducción. Únicamente a solas es cuando esta abreviación de la pérdida de fe en uno mismo, esa crisis de desorientación que se masca en la aspereza de su garganta tanto como en las palabras ("Cuando no puedas confiar en ti mismo, confía en otra persona"), tiene autoridad para conmocionar. Al llegar el primer estribillo, Evan Dando menciona a Jesús, dice que viaja con él, y la música rebaja el tono sombrío inicial para dejarse llevar por un rayo afilado de perspectiva y confianza, acogedor como el más reconfortante de los abrazos. Jesús no está en mi imaginario; mi abuela materna me hacía recitar el 'Jesusito de mi vida' esporádicamente antes de dormir y en la misma habitación estaba un crucifijo hecho por mi tío con piezas de pinzas de la ropa, pero poco más. Y la verdad es que da igual. Aunque a mí no se me ocurriera encomendarme a Jesús, puedo sentir con qué necesidad lo hace Evan en esta canción; un resuello en un momento de flaqueza que busca la ilusión. La compañía.



La versión acústica de 'Ride With Me' apareció originalmente en el
EP Favorite Spanish Dishes de The Lemonheads
publicado en 1990. Posteriormente ha figurado en
recopilaciones como The Best of The Lemonheads - The
Atlantic Years, de 1998.



Para escuchar en Spotify





1 comentario:

Pereiro dijo...

Siempre me han encantado sus portadas!