sábado, 18 de octubre de 2014

Minutos: Los Romeos - 'Arañas Mi Piel' (1992)









No ha llegado a convertirse en un hábito (lamentablemente no hay tanto material a revisar), pero llevo una temporada descubriendo los vídeos de las apariciones de Los Romeos en televisión con cierta fascinación. En 1990 se hartaron de acudir a TVE, introducidos por impagables prólogos de habituales de la caja tonta como Miriam Díaz-Aroca en su Cajón Desastre; de una joven Raquel-Estrenos de Cartelera-Revuelta acompañada por un futuro comentarista del corazón a quien no podríamos poner nombre; e inevitablemente de Beatriz Pecker ("una cantante muy sexy, ahora lo vais a ver"), la directora del programa musical de absoluta referencia en esa época, Rockopop. En todos estos años de internet, YouTube me ha echado por tierra la imagen de muchos artistas a quienes nunca había visto moverse sobre un escenario o intentar poner una mínima expresión en un videoclip. Ver a Patrizia Escoín (voz) acompañando sus exhalaciones vocales de Marilyn con gestos que de tan bruscos y excesivos remiten a la candidez de una actuación de fin de (cuarto) curso, por algún motivo, conforma una imagen estupenda, acorde con el chicle que se masca en la música. Patrizia, además, iba siempre luciendo tipo con mucha sapiencia.

Más allá de que les asociasen a la hornada de grupos de power-pop con chica rubia surgida en América e Inglaterra a finales de los años 80, el lugar de Los Romeos en el clima post-Movida del panorama musical español era bastante singular, como el de Los Sencillos o Lions In Love, bandas que mostraban indicios de renovación en la carta de referentes y colores antes de que llegase la generación noise-pop e hiciera hervir los canales alternativos en nuestro país. Aunque había unas ligeras ganas de quitarles el crédito mencionando a Primitives y a Transvision Vamp, la banda de Castellón encandiló fácilmente con las inmediatas canciones  de su primer disco, que iban del raca-raca ramoniano ('Dónde Estás', 'El Demonio Está Dentro de Mí') a un romanticismo ensoñador marca Blondie pero entonado por la Rosenvinge de Alex & Christina ('Mi Vida Rosa') y aproximaciones al pop sesentero ('Por Qué, Por Qué'). Las letras concienzudamente picarescas ("Muérdeme en el trasero, donde a mí me gusta más") tenían gracia y eran más auténticas que el melodrama churretoso que montaban Alberto Comesaña y Cristina del Valle para acabar echando un polvo en las canciones de Amistades Peligrosas.

"Con 'Arañas Mi Piel' teníamos un reto: hacer una canción de baile, pero que no fuese 'máquina', porque ya se sabe cuál es la fama 'bakaladera' de esta zona [Castellón]. Hemos conseguido un tema de baile que se puede pinchar en discotecas y además es guitarrero. Ha sido la única canción en la que hemos trabajado con samples y tecnología de ese tipo".
(Los Romeos en Rockdelux, diciembre 1992)

El single de presentación de su segundo álbum, Sangre Caliente (1992), como ellos mismos explicaban, era algo que sobresalía en su repertorio. Cuando conocieron a Patrizia, los tres malotes que la flanqueaban en el escenario -antes integrantes del grupo Morcillo el Bellaco y los Rítmicos- ya habían visto cumplidas sus intenciones de arrimarse más al pop, pero con 'Arañas Mi Piel' - firmada por el bajista Pedro López y producida por Paco Trinidad- empujaron ese objetivo más allá, tanto que parecía la más efervescente de sus composiciones nuevas. Para ello fijaron la vista en la psicodelia ácida y bailable que desde finales de los 80 emitía señales desde Manchester y saturaba de guateques los clubes de Inglaterra; no faltaba ni un detalle: la apertura con unos sitares remolones, un punteo de guitarra con wah-wah, el ritmo programado y un estribillo paradisíaco que seguía siendo todo anhelo ("Quiero tenerte my despacio / mientras tú, mi dulce amor, arañas mi piel"), pero se notaba que Patrizia cantaba con más presencia y menos jueguecitos. Rastros indudables de Happy Mondays y 808 State, pero también de Curve (que fueron a su vez el patrón de lo que harían Garbage más adelante) y hasta de los U2 reciclados a principios de esa década. Un single redondo, de esos que están más perdidos de lo que deberían (habrá quien en cambio sepa entonar 'Desesperada' de Marta Sánchez), merecedor de una revisión que bien seguro le hará ganar un lugar en el reproductor de más de una biblioteca digital (no lo busquéis en Spotify ni en iTunes: EMI les ha borrado del mapa).



'Arañas Mi Piel' apareció en el disco Sangre Caliente,
publicado en otoño de 1992, y fue publicada
como single precediendo al álbum.



Y habiéndolo escuchado entero mientras escribía, queda
recomendada también la revisión de su disco de debut,
todo jarana, melodía, encanto y sorna; se puede 
escuchar, y podemos dar gracias, en Grooveshark:








2 comentarios:

Pereiro dijo...

No recordaba ese deje happymondeys en los Romeos, jeje

Estanis Solsona dijo...

Es que les duró muy poco; una canción, básicamente ;)