Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Por el atajo: Satellites - "The Cave and the Limehouse Recordings Vol.3" (2012)

Imagen
Recuerdo la primera vez que escuché 'Saints Around My Neck' de Come, una composición monumental que se mecía y te agitaba por secciones durante ocho minutos, que todo el mundo destacaba como la más impresionante del entonces estrenado Gently Down the Stream (1998). Esa voz, gredosa e inolvidable, ¿era de hombre o de mujer? Por las revistas sabía que al frente de Come estaban Thalia Zedek y Chris Brokaw, ambos guitarristas incendiarios y cantantes, pero no conseguía decidirme sobre quién había tomado el micrófono en ese tema, aunque me decantaba por decir que era Chris. Había una foto de él con una boina de estilo francés, de un concierto que habían dado en Barcelona hacía poco, y le imaginaba cantándola así. Estaba equivocado; era Thalia. Obviamente, cuando lo averiguas y te familiarizas con la temperatura de su garganta es imposible imaginar que se te haya cruzado por la cabeza la disyuntiva. Pero la ambigüedad es una rareza y, confundirse en ella, algo muy preciado; de ahí …

Caso abierto: Siouxsie and the Banshees - "Superstition" (1991)

Imagen
Para estrenar la década de los 90, Siouxsie Sioux se lanzó a morir como Molière. Vestida en un suave terciopelo amarillo que se derrite a sus pies, fundido con un lirio; la cara lavada de formas geométricas, el peinado nada teatral; la explícita femineidad pulida por el pálido tono rosa del fondo... La expresión de delicadeza más incontestable de Siouxsie and the Banshees en el envoltorio, ¿implicaría también un aseo sin precedentes en el aspecto musical? Así era; y por eso, titular el disco Superstition (1991) y ataviarse de amarillo esconde una broma molièrana, al respecto del desenlace que podía tener el experimento que emprendieron para encarar su décimo disco de estudio. Una banda con una producción caleidoscópica como la suya había demostrado varias veces que podía tomar decisiones impopulares o de riesgo sobre cómo orientar su música y aún así acabar obteniendo resultados fructíferos, pero para 1990 ya habían pasado por un par de crisis creativas notorias. 
El despido del guit…

Por el atajo: Lush - "Blind Spot" (2016)

Imagen
Si bien hay reuniones de bandas que se han ratificado como definitivamente irrealizables a lo largo de los años (Cocteau Twins, The Smiths, Talking Heads), dejando por el camino incontables cadáveres de rumores que en algunos casos rozaron la confirmación, la reunión de Pixies en 2004 fue la primera que nos permitió aventurarnos a soñar que incluso lo más improbable podía suceder. Frank Black se pasó la década de los 90 respondiendo con un resentido "No way, José" cada vez que un periodista le preguntaba por la posibilidad de volver a capitanear a Pixies, y sonaba lo suficientemente rotundo. Poco a poco fue relajándose, y a principios de la década siguiente ya no le fastidiaba introducir canciones de su antigua banda en el repertorio de sus conciertos... y una cosa llevó a la otra. Su reformación (que a pesar de las continuas giras, hasta 2014 no brindó nueva música) dio paso a muchas otras: de Blur, Pavement y My Bloody Valentine a Mazzy Star, Slowdive o Belly, los últimos…