Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Imperdible: Grinderman - "Grinderman 2" (2010)

Imagen
Hay proyectos paralelos y proyectos paralelos. Ser líder de una banda de pop, por ejemplo, y sacarse de la manga un disco de jazz progresivo con otro nombre es un caso que podría servirnos para explicarle con calma el concepto a un alumno de primaria. Otras veces los límites son más suaves y la motivación detrás de estas aventuras no es hacer algo radicalmente diferente porque sí, y explicarle a ese niño que “esto es una piedra y esto es un melocotón” si la piedra tiene la forma del melocotón igual no es tan sencillo. Kristin Hersh me decía hace poco que en sus discos en solitario, por mucha instrumentación que hubiera, podías encontrar una intimidad que no había en los discos de sus bandas. Apliquemos eso, pues, a lo que sucede con Nick Cave: en Grindermanse da un énfasis a la electricidad, a lo canicular y a lo indómito que a lo mejor no se encuentra hoy en día en los trabajos de Bad Seeds. Al menos esa es la idea que se vende, ratificada por toda la imaginería que culmina en el us…

Minutos: Tara Jane O'neil - 'Howl' (2009)

Imagen
Hace algo más de dos semanas visité por última vez a mi abuelo, que falleció anteayer. Es extraño, porque fue una visita que se salió de nuestra reciente costumbre. Fue la primera vez en mucho tiempo que pude revisar los detalles de una casa en la que también crecí y sentí una terrible nostalgia. En los últimos años, al vivir en otra ciudad, iba a su casa y nos sentábamos siempre en el comedor, normalmente a mediodía y con la televisión de fondo, y nos explicábamos las novedades de manera breve, en su caso porque eran más bien pocas y porque se expresaba con escasas palabras; en mi caso porque con los años habíamos adquirido ese código de no desarrollar mucho las conversaciones, y por su manera de ser no había un toma y daca. Sus habilidades sociales eran rígidas, aunque tiernas, algo que heredé de él -aunque debo decir que era alguien mucho más educado que yo. Pasábamos un rato juntos, me ofrecía un Cacaolat y en la despedida se sacaba cinco euros del bolsillo y siempre salía a deci…

Imperdible: Björk - "Post" (1995)

Imagen
Antes de que la trasladaran a la calle Príncep de Viana a mediados de la década pasada (donde murió unos meses después), la tienda de discos Satchmo estaba en un estrecho local de la calle del Carme en Lleida. Le llamaban "El séptimo cielo", haciendo un poco de trampa, pues se referían a cada una de las plantas que tenía aunque eran minúsculas y estaban separadas entre ellas por a penas cinco o seis escalones de cristal grueso y sucio. Era, sin duda, la mejor tienda especializada de música que había en la ciudad, y por ello me fascinaba y me aterraba a partes iguales. Iba mucho; todos los fines de semana que visitaba a mi padre antes de cumplir los trece y a partir de entonces también algún día al salir del instituto, ni que fuera a curiosear y a pedir deseos. Cuando tenía que pedir que me encargaran un disco que no estaba en la tienda era un calvario. Si podía tiraba de mi madre, a la que hacía entrar con una pregunta ensayada y conmigo detrás; si no, me apuntaba en un tro…